Cuáles son las pruebas del impacto de las iniciativas para reducir el riesgo y la incidencia de la violencia sexual en las zonas de conflicto y posteriores al conflicto, así como de otras crisis humanitarias en los países con ingresos bajos y medios?

Read the full review here

La aplicación de iniciativas sobre el terreno para hacer frente a la violencia sexual  relacionada con los conflictos y las crisis sigue siendo muy limitada. Sin embargo, existen algunas pruebas que demuestran que las estrategias son más efectivas cuando tienen múltiples componentes, entre ellos la atención a los supervivientes y el compromiso de la comunidad. El suministro de combustible y patrullas, así como los programas sólidos para prevenir la explotación sexual por parte de las fuerzas de paz pueden contribuir a reducir la violencia sexual. No obstante, el riesgo para las mujeres puede aumentar en los casos en que los procesos judiciales u otros programas se implantan sin la debida atención a la protección, el estigma y el riesgo de represalias.

Los patrocinadores del programa, las organizaciones no gubernamentales y los gobiernos a nivel mundial quieren saber cuál es la mejor forma de dirigir los esfuerzos para abordar este problema y si alguno de los programas, las directrices y otras iniciativas introducidas desde que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas reconoció el impacto de este problema en el año 2000 tienen un impacto. Aunque la gravedad y extensión de este problema están ampliamente reconocidas, todavía se sabe poco sobre lo que realmente funciona para prevenir, reducir y remediarlo. Esta revisión evalúa si los programas para abordar la violencia sexual en situaciones de conflicto, posteriores al conflicto y desastres reducen la incidencia o el riesgo de este tipo de violencia. La mayoría de los estudios identificados describieron las intervenciones dirigidas a los supervivientes en situaciones posteriores al conflicto, pocos abordaron la prevención o el contexto del conflicto.

Add yours ↓

Comments are closed.