El impacto en la salud del bajo control de las mujeres sobre su entorno vital

Read the full review here

En general, la evidencia sugiere que un menor nivel de control o autonomía de las mujeres (por ejemplo, falta de libertad de movimiento fuera del hogar, falta de autoridad en el acceso a asistencia sanitaria para los niños enfermos) está relacionado con una peor salud mental y física de las mismas y una mayor morbilidad y mortalidad de sus hijos, tras incluir un ajuste en función de sus circunstancias socioeconómicas.

Se ha realizado un análisis sistemático de la evidencia empírica del impacto en la salud del bajo control/autonomía de la mujer sobre su entorno vital en sociedades con fuerte discriminación de género y prejuicio de género. Se han incluido treinta estudios observacionales de diferente calidad metodológica. La evidencia actual en lo que respecta al impacto en la salud del control sobre el entorno vital está menos desarrollada y es desigual en comparación con el entorno laboral. Los autores definen “entorno vital” como los hogares, comunidades y sociedades en los que las personas viven y desarrollan su actividad diaria. Las teorías de salud pública sugieren que la falta de control y una autonomía estrechamente limitada en el entorno vital pueden tener consecuencias adversas sobre la salud de las mujeres y la supervivencia de sus hijos. Una conexión entre bajo control/autonomía limitada de las mujeres y salud tiene lugar a través de un acceso reducido a factores determinantes de la salud —incluidos un control limitado del acceso a servicios sanitarios preventivos y de tratamiento, educación y oportunidades de empleo retribuido, alimentación y nutrición, fertilidad y derechos reproductivos; a su vez, una disminución en el acceso a factores determinantes de la salud puede conducir a peores resultados en salud, incluidos mayores niveles de ansiedad y depresión, malnutrición, riesgos para la salud debidos a un mayor número de embarazos y partos y violencia doméstica contra la mujer. La supervivencia de los hijos de las mujeres puede verse afectada negativamente por la falta de autorización para llevar a un niño enfermo al hospital o a vacunación y otros procedimientos preventivos. Además, en sociedades con una preferencia clara por el hijo varón, también pueden darse menores tasas de supervivencia femenina por mecanismos tales como el abandono o infanticidio de las niñas y, en las últimas décadas, a medida que ha aumentado la disponibilidad de técnicas para la determinación y selección del sexo, la práctica del aborto selectivo en función del sexo. Si bien la autonomía de las mujeres en su entorno vital generalmente se ve limitada en culturas con una fuerte discriminación de género, existen diferencias entre hogares y comunidades en lo que respecta al grado en que una mujer es libre de tomar decisiones sobre factores determinantes de la salud. Estas diferencias proporcionan oportunidades para la investigación con el fin de realizar comparaciones entre mujeres con niveles relativamente bajos y altos de control. Es preciso que se lleven a cabo más estudios para desentrañar y comprender los nexos entre el bajo control y los resultados en salud en contextos de fuerte discriminación de género. El informe también destaca una necesidad urgente de realizar estudios longitudinales de mayor calidad en el futuro.

Add yours ↓

Comments are closed.