Intervenciones basadas en la comunidad para la prevención y el control de la ENT no helminítica

Read the full review here

Los hallazgos sugieren que una gama de IBC, entre las que se incluyen la administración de medicamentos, la educación para la salud, las campañas de limpieza, el control de vectores y los servicios de agua potable e instalaciones sanitarias, tienen el potencial de prevenir y controlar este conjunto de enfermedades. Sin embargo, esto requeriría esfuerzos para superar las barreras contra la implementación sostenible, incluyendo la mejora de la vigilancia, el acceso y la cobertura, el compromiso gubernamental de alto nivel y las asociaciones sólidas para movilizar recursos.

Las infecciones no helmínticas son un grupo de enfermedades que pueden conducir a onerosas consecuencias económicas y de salud. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda el control generalizado de vectores y la gestión ambiental para prevenir la propagación de enfermedades transmitidas por vectores. Esta revisión tuvo como objetivo analizar sistemáticamente la efectividad de las intervenciones basadas en la comunidad (IBC) para la prevención y el control de enfermedades no helmínticas como el dengue, la tripanosomiasis, el chagas, la leishmaniosis, la úlcera de buruli, la lepra y el tracoma.  De 3452 títulos, se revisaron 348 textos completos y se incluyeron 62 estudios (21 ECA y 41 estudios de antes y después). Los hallazgos sugieren que las IBC son eficaces para reducir el estado serológico positivo, el índice de la casa y el índice de ovitrampas para el dengue, las tasas de infestación domiciliaria y la serología para el chagas, las tasas de incidencia y curación de la leishmaniosis cutánea, la incidencia y la detección de la lepra, y las infecciones de tracoma activo y por chlamydia trachomatic. Además, la síntesis cualitativa mostró que los enfoques combinados pueden promover una cobertura más amplia y que la prestación integrada es más efectiva. La sostenibilidad puede garantizarse mediante la capacitación de un número significativo de recursos humanos locales junto con herramientas de motivación, así como la participación, el conocimiento y la educación de la comunidad. También son factores clave la promoción en el cambio de comportamiento, los eventos mediáticos y comunitarios, y un contexto político y sociocultural favorable. Las barreras para la implementación del programa incluyeron la cobertura de vigilancia incompleta, las condiciones climáticas, la falta de una comunidad adecuada y sostenida y la identificación de vecindarios con mayor riesgo de infestación y transmisión para estrategias de control específicas. La cobertura efectiva de vigilancia de casas cerradas o vacías también debe ser abordada.

Add Comment Add yours ↓

Submit a comment