Inmunización pasiva post exposición para la prevención del sarampión

Read the full review here

La inyección de anticuerpos en un músculo de personas que entraron en contacto con el sarampión pero carecían de sus propios  anticuerpos fue efectiva para prevenir que se contagiaran de la enfermedad en comparación con aquellos que no recibieron tratamiento. 

La inmunización pasiva generalmente se considera para prevenir el sarampión en una persona que no es inmune y ha estado expuesta a la infección. Esta revisión evalúa la efectividad y la seguridad de la inyección intramuscular o la infusión intravenosa de inmunoglobulinas para prevenir el sarampión cuando se administra a personas expuestas propensas a contraerlo antes de la aparición de los síntomas. Se considera propenso el grupo de personas que no tienen anticuerpos. Según los siete estudios que cumplían con los criterios de inclusión (1432 participantes), la revisión encontró que cuando se usaba la preparación de anticuerpos actual, las personas tuvieron un 83 % menos probabilidades de desarrollar sarampión que las que no recibieron tratamiento. Sin embargo, solo dos estudios compararon la vacuna contra el sarampión con la inyección de anticuerpos en este grupo de personas, por lo que no se pudieron extraer conclusiones firmes sobre la efectividad relativa de estas intervenciones. Además, estos estudios no incluyeron mujeres embarazadas, lactantes ni inmunocomprometidos en el grupo de participación, por lo que no están incluídos en los hallazgos. Asimismo, en los estudios no se midió la dosis mínima de anticuerpos requerida para alcanzar la efectividad.  

Add Comment Add yours ↓

Submit a comment