Intervenciones cognitivo-conductuales para niños que han sido abusados sexualmente

Read the full review here

La evidencia sugiere que la terapia cognitivo-conductual puede tener un impacto positivo en los efectos del abuso sexual infantil.

Los enfoques cognitivo-conductuales se utilizan para ayudar a los niños y sus padres no ofensores o “seguros” a manejar las secuelas del abuso sexual infantil. Esta revisión evalúa la eficacia de los enfoques cognitivo-conductuales para abordar las secuelas inmediatas y a largo plazo de abuso sexual en niños y jóvenes de hasta 18 años de edad.  Diez estudios, en los que participaron un total de 847 niños, cumplieron con los criterios de inclusión para la revisión. El informe de los estudios fue deficiente y parece haber puntos débiles significativos en la calidad del estudio. La evidencia sugiere que la TCC puede tener un impacto positivo en los efectos del abuso sexual infantil como la depresión, el estrés postraumático y la ansiedad, pero los resultados fueron, en general, modestos. Se observan implicaciones para la práctica y nuevas investigaciones.

Add Comment Add yours ↓

Submit a comment